Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on Facebook
Siempre se me dieron bien las matemáticas, por eso cuando elegí letras puras en el colegio, algunas profesoras se llevaron las manos a la cabeza: “Pero si podrías ser ingeniera”. Yo lo tenía claro, me gustaba leer, escribir, era curiosa y me emocionaba con las buenas historias y las noticias importantes. Quería ser periodista.

Hoy cuando he escuchado a Jill Abramson, ex directora del New York Times, en una magnífica jornada de Conversaciones con hablando sobre su preocupación por el declive de las humanidades, me he acordado de la suerte que tenemos de dedicarnos a contar historias (en este caso, de empresas). “Nunca el ser humano tuvo tanta hambre por encontrar una buena historia” nos dijo J. Abramson.

Snowfall

Lo que ella hizo en el New York Times ha inspirado muchas de las cosas que en LLORENTE & CUENCA predicamos sobre Periodismo de Marca. Snow Fall inspira nuestro modelo NetRelease y el ejercicio de “superar barreras”, también en comunicación, que hicimos con La Caixa. Las historias también son el eje del proyecto Commsite de Heineken y la preocupación por el papel de los medios y su relación con el contenido de marca, tampoco nos es ajeno.

Seguiremos buscando inspiración en lo que hacen los buenos periodistas porque estamos convencidos que las compañías están llenas de buenas historias que contar.

<
Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on Facebook
logo